Caen los muros de Jericó

Lectura bíblica: Josué 2:1-24; 6:1-27
Jericó es la ciudad más antigua del mundo, y muchos pueblos la han ocupado por miles de años. En nuestra gira por Israel (Journey Home Tour) pasamos por la ciudad moderna de Jericó, a unos veintisiete kilómetros al este de Jerusalén, pero no es permitido entrar en ella porque está bajo el control palestino. Jericó, una antigua fortaleza cananea, ganó verdadero protagonismo en la historia bíblica cuando los dos espías de Israel conocieron a Rahab y le advirtieron acerca de la inminente caída de la ciudad a manos de los israelitas. En ese momento, cuarenta años después de Cades, el pueblo de Dios estaba preparado para heredar la tierra prometida.
Aunque Rahab había llevado una vida inmoral, fue bendecida porque honró a Dios. Josué respetó la vida de ella y la de su familia, después de la famosa batalla en la que los israelitas conquistaron Jericó con trompetas, es decir el shofar, o cuerno de  carnero. Jericó fue destruida; su reconstrucción tuvo lugar cuatrocientos años más tarde durante el reinado del malvado rey Acab. Durante su ministerio, Jesús visitó Jericó, donde sanó al ciego Bartimeo y cenó con Zaqueo el publicano (Lucas 18:35–19:10).
Preguntas de estudio
  1. ¿Cómo sabía Rahab que Dios ya había entregado Jericó y la tierra prometida en manos de los judíos (vea Josué 2:10-11)?
  2. A pesar del estilo de vida de Rahab, ¿por qué se salvaron ella y su familia de la destrucción de Jericó?

Derribando Los Muros en tu Vida


Josué 6:1 Ahora, Jerico estaba cerrada, bien cerrada, a causa de los hijos de Israel; nadie entraba ni salia.

El Antiguo Testamento hace un maravilloso trabajo mostrando en forma literal lo que hoy día son batallas espirituales. Por ejemplo,
Hay muros que nos detienen de conseguir las bendiciones de Dios. Bendiciones que están tan cercas y al mismo tiempo parecen estar tan lejos.
Muros que el enemigo ha construido para mantenernos en el desierto. ¡Muros que hoy necesitan derrumbarse en tu vida!


Si observamos con atención esta Escritura Bíblica de Josué 6, veremos que la batalla de Jerico no es ninguna guerra carnal; es una guerra entre Dios y Satanas.

Recuerda que al igual que a Israel, fue la mano de Dios quien te saco de Egipto (de una vida pecaminosa en el mundo). Fue Dios quien dividio las aguas. El que te abrio la puerta, el que te dio la oportunidad para que vinieras a El. Es el Santo Espiritu de Dios quien te ha guiado en tu desierto. Aun en tu rebeldia, aun cuando no le obedeces en todo, El te cubre con una nube y te alumbra con columna de fuego, te protege de dia y de noche; así como hizo con ese pueblo por 40 años. 

¿CÓMO CORRER LA CARRERA CRISTIANA?


"Mas el justo vivirá por fe; y si retrocediere, no agradará a mi alma." Hebreos 10:38.

Los cristianos tenemos alrededor una grande nube de testigos, que observan nuestra manera de vivir, y del testimonio que ofertamos a la sociedad.

Hay un propósito para correr con éxito la carrera de la vida cristiana:

- Cómo estimularnos.
- Cómo permanecer.

La Biblia dice que es imposible que no vengan aflicciones, pruebas, luchas, grandes tribulaciones. Absolutamente todos los cristianos vamos a pasar por esto mientras llegamos a la Patria Celestial, pero así como Dios nos advierte, Dios mismo nos dice en su Palabra cómo correr con éxito la carrera hasta llegar a la meta final.

El frasco de remedios

No lo han hecho antes. Pidan en mi nombre y recibirán y tendrán alegría en abundancia.. Juan 16:24Cuentan que un día dos amigos conversaban y uno de ellos le dijo al otro que no creía que lo que la Biblia decía fuera cierto ya que él había pedido y no había recibido nada como dice el evangelio de Juan. El otro, le aseguró que todo era cierto y que Dios nos da sólo cosas buenas, como un buen Padre. – ¿Quieres decir que lo que yo he pedido no era bueno? Respondió ofendido el primero. Pedí aprobar un examen para obtener un puesto en una empresa europea para mejorar mi vida y la de mi familia, ¿Te parece que eso fue malo?

- No lo sé, pero estoy seguro de que si Dios no te lo ha dado es porque no era bueno.

Cuando ya estaban con los ánimos exacerbados entró la esposa del primer hombre con un niño de un año en los brazos. Como ella tenía que salir dejó al pequeño con su papá y le entregó la papilla para el niño y el frasco de remedios de su esposo con el fin de que éste no olvidara sus medicamentos. Le dio un beso y se fue.